Conociendo a...Ángeles caídos sobre ruedas

Conociendo a...Ángeles caídos sobre ruedas

Nos acercamos hasta Galicia para conocer a la asociación sin ánimo de lucro "Ángeles caídos sobre ruedas".

Asociación que se encarga de dar "alas" en forma de sillas de ruedas a aquellos animales que no pueden caminar, permitiéndoles volver a ser autónomos y llevar una vida normal.

angeles_02 ¿Qué es “Ángeles caídos sobre ruedas” y quién lo forma? Ángeles caídos sobre ruedas es una asociación sin ánimo de lucro y protectora de animales que se centra en la ayuda a los mismos mediante la elaboración de sillas de ruedas ortopédicas a medida y adaptadas a cada uno de ellos. Se atiende a todo aquel que contacte con nosotros solicitando nuestra humilde ayuda, bien por lo peculiar del caso o por la falta de medios económicos para devolverle la autonomía al animal en cuestión. Está formada por: Jaime Álvarez (presidente y fundador de la misma), Juan Fernández (administrador) y Ana Sanmartin (relaciones públicas). 20160310_182553-1 ¿Cómo surgió esta gran idea? A finales del año 2015, mientras pasaba por una de las peores épocas de mi vida y cansado de ver tanta desgracia, maltrato y abandono, decidí poner mi granito de arena para que tanto mi situación como la de tantos animales cambiase de alguna manera e intentar así concienciar un poco a esta sociedad egoísta y muy poco considerada con sus derechos. Por aquel entonces llegó a mí el caso de una perrita que cambió por completo mi vida: se trataba de una perrita sin hogar que andaba por la zona y había sido atropellada. El "impresentable" que la atropelló no la socorrió, la dejó abandonada a su suerte, tirada en la cuneta con la columna rota y desangrándose. Por suerte para ella, una chica la vio y la rescató de una muerte segura. Así fue como Pitusa, que así la bautizaron, acabó en la protectora. Me desplacé hasta allí para conocerla y tomar todo tipo de medidas, ya que nunca antes había fabricado una silla de ruedas. Si ya de por sí visitar una protectora y ver la cantidad de animales que por desgracia terminan allí es deprimente, ver la cara que tenía Pitusa arrastrando su cuerpo y llena de cicatrices me partió el corazón. Saber que una silla de ruedas le abriría las puertas a una posible adopción me motivó más aún, así que decidí ponerme manos a la obra. Tardé un par de semanas entre que conseguí todo el material y la fabriqué, ya que por aquel entonces trabajaba de sol a sol y disponía de poco tiempo libre para hacerla. IMG-20160423-WA0004   Cuando volví a la protectora con su silla ya se habían curado todas sus heridas, solo conservaba las que se provocaba por los roces a causa de su estado. Temerosa y a regañadientes me dejó ajustársela y en cuanto le dejamos espacio dio su primer paseo digno desde el atropello ante sus semejantes. Aun así, a pesar de haber mejorado su situación, no me quedé del todo satisfecho, ya que la silla podía mejorarse. Podía hacerla mucho más ligera y sujetar mejor su cuerpo, así que un mes después contacté de nuevo con la protectora para decirles que le había hecho otra silla y para mi sorpresa... ¡Pitusa ya había encontrado un hogar! Contacté con su nueva familia, quienes la habían rebautizado con el nombre de Legend y concerté una cita para colocarle su nueva silla. El resultado fue increíble: ¡Legend volaba de nuevo!, tras correr un par de veces cruzando de punta a punta la gran terraza en la que nos encontrábamos, se detuvo y se dirigió hasta donde me encontraba. Me agaché, ella apoyó su cabeza sobre mi pierna y alzó la mirada como diciéndome: "ahora sí... muchísimas gracias!!". Fue en ese momento, de apenas 10 segundos, cuando le prometí que ayudaría a tantos animales como estuviesen en mis manos. Ayudar a Pitusa provocó en mí una satisfacción indescriptible, solo podía pensar en ayudar a más, así que publiqué su caso en Facebook. Primero lo publiqué en mi perfil privado, lo cual no facilitaba que la gente contactase conmigo, así que para evitarlo creé la página llamada: ángeles caídos sobre ruedas. ¿Cómo es el trabajo y cómo lo organizas? Para mí en ningún momento es un trabajo, disfruto de cada segundo que le dedico y me da más satisfacción que cobrar 100 €/hora...jijijiji De media invierto unas 10 horas por silla sin tener en cuenta el tiempo de conversación con los compañeros humanos del ángel al que le vaya a fabricar sus alas. Además de concretar sus medidas, obtengo más datos necesarios para la fabricación:
  • El sexo del animal: para adaptar mejor el arnés.
  • Tipo de suelos por los que suele andar: para utilizar un tipo de ruedas u otro.
  • Peculiaridades a tener en cuenta, etc.
Cuando tengo toda la información necesaria solo me falta reunir todo el material y ponerme manos a la obra fuera de horas de trabajo. En cuanto a la organización, comentar que cuando empecé y me anuncié en las redes sociales brindando mi ayuda desconocía lo que se me venía encima y el aluvión de casos no se hizo esperar (en la actualidad perdí la cuenta en los 200...). Para no ofender a nadie, publiqué las que serían mis normas o criterios a seguir para atender antes un caso u otro, dándole siempre prioridad a casos de ángeles sin hogar, de protectoras, refugios, santuarios o recién rescatados por particulares. Prioridad sujeta a cambios ante una urgencia, ya que, por ejemplo, es más urgente atender el caso de un cachorro (para evitar que su lesión o malformación le provoque conductas que luego son más difíciles de corregir) que el de un adulto que durante sus años de vida ha andado correctamente. IMG-20160423-WA0002 ¿Nos cuentas la historia del animal sobre ruedas que más te haya impactado? Mentiría si no dijese que todos me marcan por igual, ya que con todos me involucro de igual manera y bien sea por el caso del ángel en cuestión o bien por la forma de volcarse por él de su compañero humano todas me marcan de un modo u otro. Pero la que más ha sido Pitusa, ya que reúne y refleja todo aquello contra lo que quiero luchar. Todo aquello que día a día nos demuestran: que a pesar del maltrato que han recibido y los malheridos y tristes que han llegado a estar, son capaces de pasar página, ser felices y hacer felices a los que los rodean, ¡A ver qué humano reaccionaría así! Por otro lado, ver también que de alguna manera aún queda gente buena que se desvive por ellos y no mira para otro lado. ¿Dónde y cómo puede contactar la gente que necesite de tus servicios? Mediante un mensaje privado a través de la página de Facebook "ángeles caídos sobre ruedas" la cual atiendo personalmente. A pesar de que para contactar conmigo algunas personas han usado mi móvil personal vía WhatsApp, yo prefiero la página de Facebook para mantener los casos (las conversaciones, sus datos y las medidas), así los tengo concentrados en un solo sitio y evito que algo se pierda.  ¿Cómo puede la gente colaborar contigo? Quienes quieran colaborar pueden hacerlo a través de la página de Facebook "colabora con ángeles caídos sobre ruedas". Hay distintas formas de colaborar:
  • Mediante Teaming: microdonaciones de un euro mensual.
  • Haciendo un donativo libre a la cuenta de la asociación.
  • Comprando alguno de nuestros productos con el logotipo.
  • También pueden contactar con nosotros personas que puedan donar alguna silla o material que yo pueda aprovechar para la fabricación de las mismas.

20160730_173419

www.vitake.net

 

Back to the list

Producto añadido a Lista de deseos