El golpe de calor en los perros

El golpe de calor en los perros

Es momento en el blog de hablar de algo tan importante como el golpe de calor o hipertemia en los perros y cómo evitarlo.  

La mayoría de los golpes de calor en los perros se producen por conductas irresponsables de sus dueños, por desconocimiento de la fisiología del animal o por un descuido en los hábitos diarios de nuestros pequeños peludos. 

Labrador Welpe spielt wie ein erwachsener Hund an einer Wasserfontne bei Sonnenuntergang

  1. Los perros NO tienen glándulas sudoríparas, por lo tanto, no pueden regular su temperatura corporal a través del sudor, como lo hacemos nosotros. La única vía que disponen para eliminar el exceso de calor es mediante jadeos (abriendo las glándulas salivales y provocando una respiración rápida y poco profunda lo que provoca que el aire caliente fluya por la tráquea y la lengua, ayudando a evaporar la humedad, lo que elimina el calor de la sangre), y por las zonas aisladas donde tienen menos pelo: almohadillas de las patas y el vientre.
  2. La temperatura media del perro es de 39 grados (no se la aumentemos...).
  3. La mayoría de los golpes de calor se producen cuando hay altas temperaturas y/o humedad (aumenta considerablemente las probabilidades de padecer un golpe de calor), o en un día de calor moderado que ha seguido a varios días calurosos consecutivos (solemos confiarnos y ese día es una trampa).
  4. El golpe de calor es en muchos casos mortales.
Teniendo estos factores siempre presentes, nuestro sentido común y nuestra responsabilidad deben de ir encaminados a EVITAR SIEMPRE aumentar el calor corporal del perro en épocas de más calor así como no contribuir a provocarle un directo golpe de calor metiéndolo en espacios cerrados donde se concentra calor y/o humedad. ¿Cómo podemos saber si nuestro perro está sufriendo un golpe de calor? Un perro empieza a presentar síntomas de hipertemia cuando supera los 42 grados de temperatura corporal interna. Los síntomas suelen ser claros: Primeros síntomas...
  • Astenia. El perro se mueve poco, sus fuerzas se van evaporando... igual que ya lo han hecho sus sales minerales y el azúcar de su cuerpo.
  • Jadeos. El perro intenta regular su temperatura de este modo y así mantener refrigerado el cerebro, que es el órgano que regula el calor.
  • Aumento del ritmo cardíaco. Causado por la deshidratación.
Cuanto más rato el perro esté expuesto a los factores que hacen que su temperatura corporal aumente irán apareciendo otros síntomas... la exposición prolongada a altas temperaturas deprime el sistema nervioso e impide el funcionamiento normal de los órganos vitales.
  • Temblores musculares y/o vómitos. El perro se niega a moverse o ya se tambalea y marea.
  • Cianosis. Es la coloración azulada de la piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre.
  • Petequias. Son manchas de sangre en la piel.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Fallo hepático y/o renal.
  • Edema cerebral.
  • Fallo multiorgánico.
Si nuestro perro está sufriendo un golpe de calor, podemos aplicar una serie de primeros auxilios, en el caso de que no podamos llevarlo urgentemente al veterinario.
  • Llevarlo a un sitio fresco. Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración.
  • Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fría. NUNCA CUBRIRLO con toallas húmedas. Si es posible, nos ayudamos con un ventilador.
  • Una buena medida es poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, en las ingles y las axilas.
  • Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.
  • Cuando la respiración sea normal, mantenerlo sobre una toalla húmeda.
Underwater photo of golden labrador retriever puppy in outdoor swimming pool play with fun - jumping and diving deep down. Activities and games with family pets and popular dog on summer holiday. Como podéis ver, evitar un golpe de calor a nuestro perro es de importancia vital y puede conseguirse siendo conscientes de sus consecuencias y siendo responsables en su cuidado. Os dejamos unos cuantos buenos consejos que nos ayudaran a evitarlos:
  1. Mantén a tu perro hidratado. Dale agua renovada y fresca, frecuentemente sin que beba grandes cantidades de una sola vez.
  2.  Mantén a tu perro en espacios amplios y ventilados, y si están al aire libre, donde haya sombras.
  3.  Sácalo a pasear a primera y última hora del día, evitando el ejercicio físico o el paseo en las horas de más calor.
  4. NUNCA lo encierres en un lugar pequeño y sin ventilación (como un coche), o en un lugar donde directamente dé el sol (un balcón).
 

www.vitake.net

     

Back to the list

Producto añadido a Lista de deseos