LEISHMANIOSIS: diagnóstico, tratamiento, prevención y control

LEISHMANIOSIS: diagnóstico, tratamiento, prevención y control
leishmania_tratamiento
DIAGNÓSTICO
  • CLÍNICO: Los perros infectados clínicamente sanos son aquellos que tras un examen físico y pruebas de laboratorio de rutina NO presentan ningún signo clínico ni alteraciones clínico-patológicas, pero en los que se confirma la infección.
Los perros enfermos son aquellos que presentan signos clínicos compatibles y en los que se confirma la infección.
  • LABORATORIAL: Observación de amastigostes en citologías de lesiones cutáneas o aspiraciones de nódulos linfáticos o médula ósea.
Evaluación de biopsias cutáneas o de otros órganos por inmunohistoquimia. El diagnóstico serológico se debe realizar mediante técnicas cuantitativas (IFI o ELISA): se asocian niveles elevados de anticuerpos con elevada carga parasitaria y enfermedad.
TRATAMIENTO Hasta el momento no se han encontrado principios activos totalmente eficaces frente a la leishmaniosis canina. En la mayoría de los perros, tras el tratamiento mejora el cuadro clínico, pero no se produce la “curación parasitológica”, y en muchos casos pueden aparecer recaídas. Por lo que hoy en día la leishmaniosis se trata combinando varios fármacos que ayudan a eliminar o controlar las Leishmanias. Además es necesario administrar una dieta equilibrada al paciente, vacunarlo contra otras enfermedades y tenerlo correctamente desparasitado, ya que es fundamental que el estado del animal sea óptimo para que su sistema inmune sea capaz de ayudar a vencer la enfermedad. FÁRMACOS LEISHMANICIDAS
  • Antimoniales pentavalentes: un ciclo de 4 a 6 semanas (inyección vía subcutánea) a las dosis convencionales.
  • Miltefosina: un ciclo de 4 semanas vía oral, administrado con el pienso.
Estos leishmanicidas se combinan siempre con alopurinol, que por su inocuidad y eficacia, es el LEISHMANIOSTÁTICO por excelencia, se debe utilizar un mínimo de 6 a 12 meses según la evolución clínica del paciente. Es necesario monitorizar los posibles efectos adversos que puede producirá largo plazo en algunos pacientes como urolitiasis y/o nefrolitiasis por xantina. PREVENCIÓN Y CONTROL Para proteger a nuestro perro de la enfermedad hay varias medidas:
  • Uso tópico de repelentes o insecticidas en forma de pipetas o collares a base de piretroides sintéticos para impedir la picadura de los flebótomos y por tanto, la transmisión.
    • Collares: requieren 7-14 días para ser eficaces, compuestos por deltametrina
    • Pipetas: requieren 24-48 horas para ser eficaces, compuestas a base de Permetrin o combinación: permetrin+imidacloprid.
    • Complementos naturales: además de ofrecer otra serie de beneficios para nuestra mascota reducen el riesgo de picaduras de flebótomos.
Olio Vivo Active y Aglio Plus SINERGIX®: importantes estudios científicos han demostrado la eficacia de su principio activo a base de ajo para reducir significativamente el riesgo de picaduras de flebótomos y la posible transmisión de la Leishmaniosis, además de ejercer una acción repelente contra garrapatas, pulgas y mosquitos.
aglio-plus-sinergix-600-ml (1)olio-vivo-active-250-ml
  • Proteger las ventanas y puertas de las viviendas y casetas de los perros con telas de mosquiteras de 0,3-0,4 mm.
  • Inmunoprofilaxis: aplicación de una Vacuna a base de un antígeno purificado excretado por promastigotes de L. Infantum een cultivo. Se puede emplear a partir de los 6 meses de edad en animales sanos seronegativos. La primovacunación incluye 3 dosis con un intervalo de 3 semanas y la revacunación anual con una dosis única.
Es interesante realizar un análisis de sangre anual para poder detectar la enfermedad cuanto antes y tener más éxito con el tratamiento.
leishmania ciclo
Cristina González Pastor | Colegiada número 1060 por el Colegio Oficial de Veterinarios de Navarra.  Trabajando como veterinaria clínica en el Hospital Veterinario Pamplona.  

www.vitake.net

Protección contra la Leishmania aquí


Volver a la lista

Producto añadido a Lista de deseos