Consejos para bañar a nuestro perro

Consejos para bañar a  nuestro perro

7_pasos

El baño es fundamental para mantener a nuestra mascota limpia y la higiene es una forma excelente de prevenir enfermedades, especialmente en la piel. Sin embargo, es algo que no les gusta a todos los perros.

Bañar a nuestro perro es uno de los trámites habituales que más problemas nos pueden generar. La frecuencia dependerá de la raza y del tipo de pelaje.

Lo puedes bañar en la propia bañera o un balde que encontrarás en cualquier tienda de veterinaria. Es muy importante también adquirir un collar de nylon (ya que se va a mojar) para mantener al perro sujeto. Nadie queremos que en medio de la ducha el perro decida saltar del balde y pasear enjabonado por la moqueta, el parquet o las baldosas.

Además, es importante elegir el cepillo adecuado para su pelaje, con cerdas suaves, que ayudará a distribuir mejor el champú. De hecho, el champú es otro elemento fundamental. El veterinario te aconsejará el más adecuado para tu perro.  Nuestro consejo durante el baño es que utilices agua tibia.

Ahora bien, al margen de que a nuestro perro le guste o no darse el baño, este puede generarnos problemas igualmente. Si lo bañamos en el interior de un hogar hay que tener una toalla grande y una vía de escape para evitar que se sacuda. Los perros recién mojados se sacuden con fuerza para expulsar las gotas de su pelaje y pondrán el interior del hogar hecho un asco. Así pues, una gran toalla encima y el camino despejado hasta la terraza son soluciones a este problema.

Para despedirnos, queremos deciros que hay que aprovechar el baño para observar bien a nuestro perro, mirar cómo está su piel, si pierde pelo y por supuesto, buscar algún tipo de parásito que pueda estar habitando en su pelaje.

Terminamos con un vídeo divertido sobre perritos a los que les apetece bañarse en absoluto. Estos son sus trucos y sus reacciones. Os vais a morir de la risa.


Volver a la lista