El poder de las emociones positivas

  • Nuestras amigas de DogPoint nos acercan el maravilloso mundo de la Intervención, Terapia y Educación Asistida con Animales. ¿Cómo ayuda un perro desde la generación de emociones positivas?
  • De como un elemento cotidiano se puede convertir en una valiosa herramienta

DOGPOINT-1-300x169

No es un hecho que nos sorprenda a las personas que convivimos con perros que tienen algo” que cambia nuestro estado en su presencia. Pasar del estrés a la risa cuando tu perro te recibe eufórico después de un mal día, que sólo a él le permitas despertarte de forma torpe e invasiva a las 7 de la mañana de un domingo o su infalible cara de pena” son el punto de partida de las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA).

Y es que ya es un hecho demostrado que ante su presencia disminuye el estrés, la tensión arterial y la frecuencia cardíaca; aumenta el desarrollo de la empatía, la estimulación la memoria, la atención y se despierta algo innato que nos lleva a querer hacer cosas por ellos.

Éstos son algunos de los ingredientes fundamentales que harán que la motivación, la implicación y la iniciativa sean una constante en las IAA. Los animales nos permiten llevar a los participantes al estado de ánimo idóneo desde el que trabajar sobre cualquier área.

Las IAA engloban aquellas actividades que incorporen animales en sus sesiones con el fin de complementar otras acciones paralelas. La rama más conocida es la Terapia Asistida con Animales (TAA) en la que para ayudar en la consecución de objetivos terapéuticos pautamos sesiones de TAA.  Los animales jugarán diferentes roles en actividades estructuradas que nos acerquen a esos objetivos desde ese estado anímico del que antes hablábamos.

Los animales nos permiten llevar a los participantes al estado de ánimo idóneo desde el que trabajar sobre cualquier área

Porque lanzar una pelota nos permite ejercitar la fuerza y la motricidad gruesa, abrochar la correa la motricidad fina y, por ejemplo, podemos trabajar la memoria procedimental recordando el orden de aseo de los perros. La clave está en esa descontextualización, en que no perciban las sesiones como lo que en realidad son, sesiones de terapia.

Otra modalidad en la que cada día hay más experiencias es la Educación Asistida con Animales (EAA), en la que nos centramos en objetivos del currículum esDOGPOINT-2-300x225colar o pedagógicos. Un ejemplo de EAA son los programas que llevamos a cabo en el Colegio Público Las Cigüeñas de Rivas-Vaciamadrid en el que hemos trabajado objetivos como el reconocimiento de letras, el control de la impulsividad o el respeto de turnos gracias a nuestra plantilla animal.

Pero… ¿Es la mera presencia de un animal beneficiosa? No, si dejásemos a un niño muy activo a solas con un perro acabarían los dos corriendo sin parar, así como una persona sedentaria convertiría al perro más activo en un ser obeso y calmado en un tiempo récord.

Para que las IAA sean realmente efectivas tiene que haber detrás un equipo de profesionales que sepan dirigir esa motivación y esa iniciativa. Se trata, muchas veces, simplemente de modificar el planteamiento de una misma actividad, para trabajar unos objetivos u otros. Por ejemplo tomemos un simple “que el perro se siente”:

La persona dice sienta” y el perro lo hace: Los objetivos podrían ser recuperar el control sobre el entorno, aumentar la autoestima, o cambiar su rol (dar instrucciones en vez de seguirlas)…

El usuario enseña al perro a sentarse: Cambiar de rol (de aprender a enseñar), autoestima, sentimiento de ser necesitado/útil…

El usuario decide qué quiere que haga el perro: Controlar el entorno, expresar deseos y emociones…

Debemos imitar la posición del perro: El perro servirá de modelo para trabajar la motricidad gruesa, el esquema corporal e incluso el área cognitiva si el perro se sentase sobre un color/número.

Si los niños/as gritan el perro se sienta, es decir, deja de hacer cosas: El perro indica que no van a conseguir jugar con él con ese comportamiento.

Para trabajar la orientación espacial (ir de un sitio a otro)  el perro se sentará si el  usuario/a va a tomar un camino incorrecto: El perro servirá de apoyo, evitando que el usuario/a llegue a equivocarse, generando menos malestar que si se lo dice otra persona.

DOGPOINT-3-300x200

Como veis los animales pueden ejercer de refuerzo a las conductas adecuadas, de apoyo o como modelo. Lo que no cambia, es que ese generar emociones positivas” los hace únicos en cualquier tipo de intervención.

Generar emociones positivas los hace únicos en cualquier tipo de intervención

Los animales en terapia (y en educación) motivan, implican, facilitan la comunicación, predisponen al trabajo… Pero sobre todo emocionan y la emoción es uno de los principales motores de la conducta.

Olivia De Matteis

Coordinadora de proyectos

DogPoint – Intervenciones Asistidas con Animales

www.dogpoint.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *