Pautas de alimentación durante el crecimiento del cachorro

En esta entrada sobre alimentación nos centramos en consejos, pautas y respuesta a preguntas que nos soléis hacer sobre la alimentación correcta de vuestro cachorro.

La clave es darle un alimento completo, equilibrado, de alta digestibilidad y apropiado a la etapa en la que está. Todo ello acompañado de un control estricto sobre la administración de las cantidades, así como pautas de ejercicio diario.

grupo-cachorros-300x90

 

La correcta alimentación de los perros jóvenes asegura un desarrollo musculoesquelético adecuado y el ritmo de crecimiento típico de cada raza. Los perros de raza pequeña alcanzan la etapa adulta mucho antes que las de raza grande. Por ellos debe evitarse la sobrealimentación cuyo fin sea acelerar el ritmo de crecimiento o alcanzar de forma precoz la madurez. La causa es que esto provoca un aumento de adipocitos y de grasa corporal en la edad adulta.

El crecimiento acelerado se relaciona con:

  • Predisposición a la obesidad en la edad adulta e incapacidad para mantener una pérdida de peso cuando ésta se produce.
  • Aparación de enfermedades óseas: sobretodo en razas grandes y gigantes, en las cuales la incidencia de este tipo de afecciones es mayor: hipertrofia osteodistrófica, osteocondrosis, panostéitis y displasia de cadera.

En la displasia de cadera la genética desempeña un papel importante, pero la herencia no explica totalmente su aparición. El componente hereditario es de un 40% aproximadamente y ciertos factores ambientales el resto, como por ejemplo la alimentación, siendo los dos factores fundamentales la adición de suplementos de calcio y la administración de dietas excesivas en nutrientes y energía, que aceleran el ritmo de crecimiento.

chihuahua-300x260

La alimentación moderadamente restringida y controlada es la mejor opción. Es recomendable alimentar al perro en crecimiento de manera que se obtenga un ritmo de crecimiento medio, mejor que  máximo, en relación con la raza concreta del animal, lo cual puede conseguirse mediante una alimentación estrictamente controlada, reducción de la densidad energética y control frecuente del aumento de peso, del ritmo de crecimiento y del estado corporal.

Por lo tanto, la alimentación controlada, en vez de libre consumo de alimento, con dietas de alta digestibilidad y especialmente formuladas para el crecimiento es la recomendada para los perros en crecimiento.

La cantidad de alimento diaria debe dividirse en dos o tres comidas hasta los 4-6 meses. Después de los 6 meses, el número de comidas puede reducirse a dos. En perros de razas grandes y gigantes se recomienda mantener tres comidas diarias para evitar el desarrollo del vólvulo por dilatación gástrica.

Algunos criadores aconsejan utilizar una dieta de mantenimiento de adultos en vez de una de crecimiento, en los perros de razas grandes y gigantes durante el desarrollo, ya que se cree que al tener éstas una menor densidad energética, el control del ritmo de crecimiento de estos animales es mejor. Sin embargo, al no ser dietas especialmente formuladas para esta etapa, carecen del equilibrio entre los nutrientes y la energía necesaria para los animales en desarrollo. Dado que el cachorro requiere doble energía diaria que un adulto, la cantidad de alimento consumido debe aumentar para poder cubrir las necesidades nutricionales lo que podría provocar problemas digestivos en el animal, como malestar gástrico o diarrea, y consumos excesivos de nutrientes, por ejemplo de calcio. Por tanto, es más recomendable suministrar una dieta de crecimiento altamente digestible, cuyo contenido en nutrientes haya sido cuidadosamente evaluado y cuya densidad de nutrientes y energía esté diseñada para un perro en crecimiento.

gran-danes-300x222

Pero además de controlar la cantidad de alimento, los dueños deben establecer períodos regulares de ejercicio para el perro en crecimiento, ya que permite alcanzar el equilibrio energético y el desarrollo muscular adecuado. Correr, andar o simplemente jugar a “encontrar y recoger” durante 20-40 minutos diarios.

Otras actividades más agresivas, como jugar con otros perros, luchar con el dueño o correr en exceso, solo debe permitirse con moderación, ya que pueden predisponer a la aparición de anomalías esqueléticas. Siempre se debe tener cuidado de evitar períodos prolongados de ejercicio que somenten a las articulaciones en desarrollo a un trabajo excesivo durante la etapa de crecimiento, sobre todo en los perros de razas grandes y gigantes.

www.vitake.net

www.vitake.net/tienda

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *