La socialización del perro

El periodo más importante en la vida de un perro es el de la socialización, ya que es en este periodo donde va a adquirir sus habilidades para relacionarse. En esta entrada en el blog os acercamos a algunos puntos clave de la misma.

teckels-face-300x175

El periodo de socialización está comprendido entre la 3ª y 12ª semana de vida del perro y se caracteriza por un rápido desarrollo de la conducta del animal, sobretodo en lo referente a lo social.

A través de la socialización el cachorro aprende a relacionarse con sus congéneres y con seres de otras especies con los que convive.

La socialización con sus congéneres se realiza fundamentalmente a través del juego, mediante el cual aprenderá distintas habilidades que con posterioridad le serán útiles para por ejemplo la monta o la caza. Otro aprendizaje derivado de la relación con sus iguales es el control de la mordida, pues aprenden a controlar la fuerza de la misma.

En cuanto a la socialización hacia las personas, tradicionalmente se considera la edad de tres meses como el momento en el que concluye el periodo de socialización efectiva.

La edad óptima para la adopción del cachorro está entre las seis y las ocho semanas de edad. 

PERRO-GATO-FACE-300x192

Todo aquello a lo que el animal no se habitúe o con lo que no se socialice tendrá la capacidad potencial de provocar en él reacciones de miedo, huida o agresividad. Por ello, es muy importante dedicar mucho tiempo a la socialización y la habituación del cachorro con todos aquellos seres, lugares y situaciones con las que tendrá que relacionarse cuando sea adulto.

Para ello hay varios aspectos a tener en cuenta:

  • Variedad: El perro tiene que relacionarse con individuos de distinto tamaño, edad, características físicas, etc. Es muy importante relacionarlo con niños, ya que para los perros no son humanos iguales que los adultos.
  • Intensidad: no es suficiente con que el cachorro vea a muchas personas o animales, el perro tiene que poder olerlos, jugar o revolcarse con ellos y ser tocado, acariciado, sujetado, etc.
  • Persistencia: no se deben descuidar las relaciones del animal una vez acabado el periodo de socialización. Si se le deja de exponer a los estímulos sociales, posteriormente, puede perder lo aprendido y desocializarse.
  • Peligrosidad: los estímulos no deben suponer en ningún momento una fuente de miedo para el animal, si así fuera, se dificultará la socialización.

PERRO-NIÑO-INSTA-300x200

www.vitake.net

www.vitake.net/tienda

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *